En Ribadavia


1 comentario:

Miguel García dijo...

Típico rincón de Ribadavia humanizado por la presencia de esos dos personajes que contrastan con la dura piedra granítica.
Un abrazo,